Denuncia impago tras participar en orgia

Esta notica que recoge hoy el diario de ibiza, me deja perplejo, no se si por la capacidad de inventiva, por la de enagenacion mental o por la de los guevos para ir a la comisaria por parte de la muchacha implicada. Sea como fuera, merece la pena ser leida y regocijada. Todo un hallazgo!

La mujer respondió al anuncio de una fotógrafa, que le dijo que debía acudir tras beber unas cervezas. Allí consumió alcohol y drogas y participó en actos sexuales

EIVISSA | N. G. G. Una supuesta modelo de 30 años y nacionalidad argentina ha presentado una denuncia ante el Cuerpo Nacional de Policía en la que reclama el impago de cien euros tras haber participado en diversos actos sexuales y haber consumido sustancias alcohólicas y estupefacientes, todo ello de forma voluntaria. Las actividades se llevaron a cabo en una vivienda de Sant Antoni, a la que la denunciante acudió tras responder a un anuncio de búsqueda de modelos para fotografías. La Policía Nacional, que no tenía claro la existencia de delito en los hechos denunciados, ha trasladado el caso a la Guardia Civil, dada la ubicación geográfica del domicilio.

Fuentes próximas al caso informaron de que la denuncia fue interpuesta el pasado mes de abril. La mujer encontró un anuncio en un periódico en el que una fotógrafa buscaba modelos. Ella concertó una cita y acudió al lugar, que resultó ser el sótano de una vivienda ubicada en el término municipal de Sant Antoni.

Una vez allí, la supuesta fotógrafa le dijo que se desnudara y tras verla le dijo que servía para el trabajo, siempre según el relato de la víctima. Le indicó que debía volver al día siguiente tras haber consumido cuatro cervezas de una marca concreta y que el trabajo estaba relacionado con una especie de aparato para la medición o el control de la orina.

Al día siguiente, la modelo regresó al sótano tras haber bebido las cervezas, como le habían indicado. Allí, la fotógrafa le colocó un aparato en la cabeza con unos cables que las fuentes consultadas no supieron precisar para qué utilizaban. La sometió a una prueba de alcoholemia y, dado que «no había bebido suficiente», le dijo que se tomara otras dos cervezas, lo que ella hizo de forma voluntaria. Más tarde, y «como no estaba suficientemente ebria», la animó a beberse dos chupitos. La fotógrafa portaba una especie de aparato en el oído mediante el cual podía escuchar órdenes que le iban dando.

La mujer relata que perdió el conocimiento y que cuando se despertó había un hombre en la estancia. Le dijo que se quitara la ropa interior porque iba a «inspeccionarle la vagina», a lo que ella no se negó, sino que siguió sus instrucciones. Él le comentó que «tenía una infección pero que avisarían al médico». Después le indicó que debía esnifar dos rayas de cocaína y, aunque dudó, porque no lo conocía, decidió hacerlo.

De nuevo perdió el conocimiento y al volver en sí se encontró a la supuesta fotógrafa junto a ella en la posición sexual del 69. Al principio se mostró reacia a responder a sus pretensiones, aunque finalmente accedió. Por su parte, el hombre le dijo que le hiciera una felación y después la penetró.

Finalmente, la denunciante afirmó que estaba cansada y que se marchaba del lugar. Las otras dos personas le dieron 25 euros para el taxi, que se le descontarían de los 100 euros que le iban a pagar, y le indicaron que tenía que volver al día siguiente porque la prueba del aparato de la orina «no había salido bien».

En su denuncia presentada en abril ante el Cuerpo Nacional de Policía, la mujer reclama que no le abonaron los cien euros que le debían y que no la llamaron al día siguiente para continuar con el trabajo, que según ella debía seguir durante otros dos días.

Tras el traslado de la denuncia a la Guardia Civil dado que el domicilio donde supuestamente ocurrió todo está en el marco de sus competencias, será este cuerpo el que deba poner en marcha la investigación para esclarecer los hechos si considera que puede haber algún tipo de delito.

Ni alcohol ni agua oxigenada !!

Aunque en la vida cotidiana se utilice mucho el alcohol y el agua oxigenada para limpiar las heridas, oficialmente, se desaconseja su uso y es una costumbre a desterrar. En su lugar, se recomienda la aplicación de agua y jabón y otros productos más tolerantes con los tejidos de la herida.

En toda sociedad que se precie siempre hay una serie de tradiciones sanitarias sin más sentido que el de la costumbre ni más lógica que la imaginaria. Tradiciones que surgen por la falta de información y por falsas creencias. Una de las creencias más arraigadas de nuestra propia sociedad es la célebre máxima y no menos típica frase de la abuela “Si escuece es que cura” . Y así, a base de “escocidos” y “escocidimientos” el alcohol y el agua oxigenada han sido y siguen siendo los reyes de las heridas abiertas en la vida cotidiana. Incluso también tuvieron su momento de gloria en el ámbito médico. Gloria, por fortuna, pasajera.

¿Quién no ha sufrido alguna vez el escozor del alcohol en una herida reciente? ¿Quién no se ha quedado nunca viendo cómo una herida roja y simplona pasaba a convertirse en un espumeante tejido blanquecino tras un buen reguero de agua oxigenada? Hasta tal punto han estado unidas a nuestras vidas estas sustancias que casi podríamos decir que quién no las ha padecido no ha tenido infancia.

Pues yo venía a derribar un mito (o por lo menos lo voy a intentar): La utilidad del alcohol y del agua oxigenada no sólo no es tan eficaz cómo se piensa, sino que puede ser perjudicial y, oficialmente, su uso está desaconsejado en heridas abiertas al existir alternativas mucho más eficaces.

Tanto el alcohol como el agua oxigenada son buenos desinfectantes. Es decir, son capaces de eliminar un buen porcentaje de microorganismos (bacterias, virus, hongos…) sobre superficies, piel intacta y objetos. No son tampoco de los de “primera categoría” en cuanto a poder desinfectante pero sí tienen una eficacia considerable. Es por esta razón por la que el alcohol se utiliza en hospitales y centros de salud para limpiar la piel intacta antes de, por ejemplo, pinchar para extraer sangre.

Pero, aunque sean buenos desinfectantes no son buenos antisépticos. Es decir, no son eficaces en la eliminación de gérmenes sobre tejidos vivos especialmente en heridas y mucosas . Esto se debe a que el mecanismo químico por el cual actúan se ve inactivado en gran medida al contacto con tejidos vivos. Lo que hace que desinfecten en superficie pero muy poco o nada en profundidad. Y no sólo eso, son muy poco específicos. No discriminan entre gérmenes y células de los tejidos de la herida, agrediendo a ambos por igual. Por eso precisamente escuecen, porque está irritando también a nuestros propios tejidos. Estos son los principales contras de cada sustancia:

  • Alcohol: Dolor. Irritación y agresión de los tejidos. Retraso de la cicatrización. Se inactiva en tejidos vivos disminuyendo su eficacia ante los gérmenes. Deshidrata la herida y coagula proteínas pudiendo crear una película aislante en la herida que favorezca el crecimiento de microorganismos que crecen en ausencia de oxígeno (anaerobios).
  • Agua Oxigenada: Dolor. Irritación y agresión de los tejidos. Disminuye el riego sanguíneo en la zona de la herida. Retraso de la cicatrización. Se inactiva en tejidos vivos disminuyendo su eficacia ante los gérmenes.

Precisamente por las razones comentadas, los médicos y enfermeras no los utilizan para la limpieza de heridas. La mejor actuación ante una herida es, lo primero de todo, la limpieza de ésta con agua abundante y jabón, eliminando las partículas extrañas y posteriormente aplicar antisépticos eficaces que no irriten ni agredan los tejidos. Entre los más utilizados se encuentra la povidona yodada, más conocida como Betadine (también puede retrasar ligeramente la cicatrización) o clorhexidina. Según en la zona en la que esté la herida se aconseja o no taparla con una gasa o tirita. Si está en una zona en la que es fácil que pueda contaminarse (por ejemplo, en la palma de la mano) se recomienda que se cubra. Aunque esto tiene por contra que la cicatrización será algo más lenta.

Y nada más. Desterrad desde ya la idea de aplicar agua oxigenada/alcohol sobre toda herida viviente. Ver las estrellas no es una señal de que se haya limpiado bien y que escueza, no significa que cure.