Numero GRATUITO de FEDEX para España

Bueno, es que ya esta bien de que las compañias, encima de cobrarte un paston por un servicio, te cobren por las llamadas para interesarte por el estado de tu envio.

913  298  700


Aqui esta el numero LOCAL de llamada de FEDERAL EXPRESS la compañia de transporte, al que podeis llamar sin coste, ahora que la mayoria de las compañias telefonicas ofrecen las llamadas nacionales sin coste. Aprovecharlo.

El problema mas dificil de logica…

Encuentro este problema matematico, que segun dicen puede ser resuelto por cualquier niño que NO haya empezado siquiera las clases de adoctrinamiento en la escuela, y no puedo por menos de descubrirme ante la belleza y simplicidad no solo del planteamiento, sino tambien de la solucion.

Relajar la mente y sobre todo, olvidenense de TODO lo que han aprendido antes:

8809 = 6
7111 = 0
2172 = 0
6666 = 4
1111 = 0
3213 = 0
7662 = 2
9312 = 1
0000 = 4
2222 = 0
3333 = 0
5555 = 0
8193 = 3
8096 = 5
7777 = 0
9999 = 4
7756 = 1
6855 = 3
9881 = 5
5531 = 0

2581 = ?

¿Cómo darse de baja en Movistar? y no desesperar en el intento

Acabo de leer un articulo de lo mas luminario en Arroz con Bogavante donde nos dan unos cuantos trucos para salirnos de una vez por todos de las garras de la mastodontica Movistar. Tan buena es su entrada, que uno de los comentarios de los lectores (que se hace llamar “uno desde dentro”), tambien da ideas fantasticas de como funcionan los entresijos de Vomistar y de como todos podemos aprovecharnos de ello.

Gracias chicos, y todo mi apoyo

——-

Vomistar

Vomistar

No es una leyenda urbana, ni un rumor… acabo de darme de baja de dos línea de movistar, por teléfono y con una sola llamada. Bueno relamente no he conseguido una baja sino lo más cerca de algo parecido que un mortal puede estar.

Precedentes:

Tengo dos líneas que no uso, sin compromiso de permanencia ni nada, no me molestaban porque las tenía junto con otra en un contrato familiar, pero desde hace unos meses Movistar empezó a cobrar los 9 euros por cada una de ellas, así que decidí darlas de baja y llamé al 609 con la esperanza de que así fuera. Tras casi una hora de espera en la línea no conseguí nada. Parece mágia es decir «baja» y se corta la llamada y vuelta a empezar todo el proceso.

Luego intenté enviarles una carta certificada y me la devolvieron por destinatario desconocido. Esta mañana fui físicamente a una tienda donde fui informado que no hay forma de darse de baja si no es por teléfono y luego siguiendo un procedimiento ritual de envío de cartas certificadas a un apartado de correo.

Sin embargo, tengo un procedimiento mucho más simple que paso a contar.

1: Llama al 609

2: Di «alta», en serio es lo más rápido.

3: En cuanto tengas a un comercial le dices que quieres convertir tu/tus linea/s en tarjetas de prepago. No se pueden negar siempre que no tengas compromisos.

4: En seis meses el número muere sin crear más gastos ni conflictos.

Hoy siento que he vencido al sistema y a la tiranía de los callcenters, a ver lo que me dura el subidón. 🙂

——-

Tienes toda la razón. Un hack en toda regla. Desde dentro, te añado un par de cosas:

– Cuando te sale la máquina, di con voz clara: «Baja de línea», luego, te preguntará si quieres dar de baja una línea o una promoción: «Una Linea» te volverá a preguntar: es por robo, pérdida o petición personal? Con la misma voz clara: «Petición personal» En ese momento te pasan directamente con el dpto de bajas, sin tener que pasar por el dpto genérico de atención al cliente (te ahorras un paso)

– A la amable señorita (o señorito) del dpto de bajas, le dices,como bien indicas que quieres pasarte a tarjeta recargable. Ella, que está bien entrenada, empezará a proponerte soluciones paralelas al paso a tarjeta. Os dejo algunos motivos (viables) por los que podéis querer pasaros a tarjeta.
– No gasto los 9euros de consumo mínimo.
– Quiero darle la línea a mi hija y que tenga tarjeta, no quiero contrato para ella
– Me voy del país y no volveré hasta después de navidades (y no quiero tener un gasto adicional mientras está fuera)
– Con tarjeta controlo más el gasto que hago de teléfono
– …

Después de un rato de espera, os informarán de que os pasan a tarjeta. Varias cosas a tener en cuenta:

– No existe una carga mínima inicial en la tarjeta recargable, aunque os cargarán 6 euros iniciales en la tarjeta (que vendrán cargados en vuestra última factura) Si os ponéis muy pesados, podréis conseguir que sólo os carguen 3 euros.

– El proceso de cambio a tarjeta puede durar una media de 15 días, aunque como norma general, en una semana está listo.

– Incluso mejor que dejar pasar los seis meses, es gastar el saldo que os incluyan (los 6 euros, o 3 si nos ponemos brutos) porque una vez terminado el saldo ( o cumplidos los 6 meses, lo que ocurra antes) empieza un período de un mes, durante el cual puedes recuperar el número si haces una recarga. Si se cumple este período, oh, que pena, os quedaréis sin número.

Una última recomendación, a modo de corolario: al día siguiente de haber hecho la llamada y de haberos pasado a tarjeta, volved a hacer la misma llamada, y comprobad que el proceso está en funcionamiento. (es que a veces, a las operadoras, «se les olvida» grabar la petición del cliente…pobriñas)

Anuncio Prohibido de Amnistia Internacional

Creo que estas imágenes deben tener la máxima salida posible. He aqui lo que dicen de ellas sus promotores:

El spot de Amnistía Internacional El Poder de Tu Voz no puede ser emitido por las cadenas de televisión. El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio obstaculiza su emisión por parte de cualquier canal de televisión, denegando la exención de cómputo publicitario.

No sólo niega el carácter de servicio público del anuncio, con lo que se impide su emisión gratuita, sino que además lo califica como publicidad política. Sí amiguitos, no esperéis ver pornografía ni violencia extrema, sólo unas cuantas verdades como puños.


Monsanto vencida por el Amaranto


En Estados Unidos los agricultores han tenido que abandonar cinco mil hectáreas de soja transgénica y otras cincuenta mil están gravemente amenazadas. Este pánico se debe a una “mala” hierba que ha decidido oponerse al gigante Monsanto, conocido por el ser el mayor predador de la tierra. Insolente, esta planta mutante prolifera y desafía al Roundup, el herbicida total a base de glifosato, al que “no se resiste ninguna mala hierba”

Cuando la naturaleza se recupera

En 2004 un agricultor de Macon, en Georgia, ciudad situada a unos 130 kilómetros de Atlanta, se dio cuenta de que algunos brotes de amaranto resistían al Roundup con el que él rociaba sus campos de soja.

Amaranto Florecido

Amaranto Florecido

Los campos víctimas de esta invasora mala hierba habían sido sembrados con granos Roundup Ready, que contienen una semilla que ha recibido un gen de resistencia al Roundup al que “no se resiste ninguna mala hierba”.

Desde entonces la situación ha empeorado y el fenómeno se ha extendido a otros estados, Carolina del Sur y del Norte, Arkansas, Tennessee y Missouri. Según un grupo de científicos del Centro para la Ecología y la Hidrología, organización británica situada en Winfrith, Dorset, se ha producido una transferencia de genes entre la planta modificada genéticamente y algunas hierbas indeseables como el amaranto. Esta constatación contradice las afirmaciones perentorias y optimistas de los defensores de los organismos modificados genéticamente (OMG) que pretendía y siguen afirmándolo que una hibridación entre una planta modificada genéticamente y una planta no modificada es simplemente “imposible”.

Para el genetista británico Brian Johnson, especializado en problemas relacionados con la agricultura, “basta con un solo cruce logrado entre varios millones de posibilidades. Una vez creada, la nueva planta posee una enorme ventaja selectiva y se multiplica rápidamente. El potente herbicida que se utiliza aquí, a base de glifosato y de amonio, ha ejercido una presión enorme sobre las plantas, las cuales ha aumentado aún más la velocidad de la adaptación”. Así, al parecer un gen de resistencia a los herbicidas ha dado nacimiento a una planta híbrida surgida de un salto entre el grano que se supone protege y el amaranto, que se vuelve imposible de eliminar.

La única solución es arrancar a mano las malas hierbas, como se hacía antes, pero esto ya no es posible dadas dimensiones de los cultivos. Además, al estar profundamente arraigadas, estas hierbas son muy difíciles de arrancar con lo que, simplemente, se han abandonado 5.000 hectáreas.

Muchos cultivadores se plantean renunciar a los OMG y volver a la agricultura tradicional, tanto más cuanto que las plantas OMG cuestan cada vez más caras y la rentabilidad es primordial para este tipo de agricultura. Así, Alan Rowland, productor y vendedor de semillas de soja en Dudley, Missouri, afirma que ya nadie le pide granos Monsanto tipo Roundup Ready mientras que en estos últimos tiempos este sector representaba el 80 por ciento de su comercio. Hoy los granos OMG han desaparecido de su catálogo y la demanda de granos tradicionales no deja de aumentar.

Ya el 25 de julio de 2005 The Guardian publicaba un artículo de Paul Brown que revelaba que los genes modificados de cereales habían pasado a plantas salvajes y creado un “supergrano” resistente a los herbicidas, algo “inconcebible” para los científicos del ministerio de Medio Ambiente. Desde 2008 los medios de comunicación agrícolas estadounidenses informan de cada vez más casos de resistencia y el gobierno de Estados Unidos ha practicado importantes recortes de presupuesto que han obligado al ministerio de Agricultura a reducir y después detener algunas de sus actividades.

¿Planta diabólica o planta sagrada?

Resulta divertido constatar que esta planta, “diabólica” para la agricultura genética, es una planta sagrada para los incas. Pertenece a los alimentos más antiguos del mundo. Cada planta produce una media de 12.000 granos al año y las hojas, más ricas en proteínas que la soja, contienen vitaminas A y C, y sales minerales.

Así este bumerán, devuelto por la naturaleza a Monsanto, no sólo neutraliza a este predador, sino que instala en sus dominios una planta que podría alimentar a la humanidad en caso de hambre. Soporta la mayoría de los climas, tanto las regiones secas como las zonas de monzón y las tierras altas tropicales, y no tiene problemas ni con los insectos ni con las enfermedades con lo que nunca necesitará productos químicos.

Así “el amaranto” se enfrenta al muy poderoso Monsanto como David se opuso a Goliat. ¡Y todo el mundo sabe como acabó el combate, sin embargo muy desigual! Si estos problemas se producen en cantidad suficiente, lo que parece que va a ocurrir, pronto a Monsanto no le quedará más remedio que echar el cierre. Aparte de sus empleados, ¿quién se compadecerá verdaderamente de esta fúnebre empresa?

Reach, corto de animacion Australiano

Casi no tengo palabras para describir el torrente de sensaciones que este pequeño corto de animacion, en apenas 3 minutos logra describir…

A caso no estamos todo igualmente ‘enganchados’ cuales piezas de un inmenso tablero? Disfruten del corto

África y yo

Un desgarrador relato por Juan García Luján, de una realidad que bien puede acercarse con peligrosa veracidad a los actos que tiene que estar dándose a lo largo de todo el continente Africano. Reflexionemos un poco sobre las consecuencias de vivir en este así llamado primer mundo y las consecuencias que ello acarrea para los demás seres que comparten con nosotros esta experiencia de estar vivos en este momento y lugar….

Hambre en África

Hambre en África

Usted tiene un pequeño huerto. Gracias a lo que cultiva pueden comer usted y su familia. Cuando digo su familia me refiero a todos los que viven en su modesta casa: su señora, sus nueve hijos, sus dos ,hermanos, su madre que quedó viuda en la guerra, su suegro que está enfermo porque trabajó en una mina, su hijo que no puede andar por una enfermedad que se hubiera evitado con una vacuna.
Usted se levanta todos los días a las 5 de la mañana, antes de que aparezca el sol. Su jornada comienza con una larga excursión a un pozo, a buscar agua. Usted camina dos kilómetros todos los días, le acompañan sus dos hermanos, y dos hijos suyos, uno de 15 años y otro de 12. Mientras ustedes caminan yo duermo. Cuando usted, sus hermanos y su hijo llegan con el agua su mujer está dando de comer a su hijo discapacitado, que no se puede levantar de la cama. Otros dos hijos se marcharon a trabajar a la mina, la misma mina donde enfermó el abuelo. Los otros están cargando el carro con verduras del huerto para ir a venderlas al mercado.

Así transcurrían los años hasta que llegué yo al pueblo. Conocí a un hijo suyo en el mercado. Me llamó la atención el café que vendía, su olor, el color de los granos. Había comprado un kilo de café a 20 céntimos. Lo bebí en mi casa, me gustó. Por eso me acerqué a su casa. Le pregunté cuánto café producía su huerto. En la visita me acompañó un muchacho que hacía de traductor. Mientras hablábamos aquella tarde tres hijos suyos llegaban en un carro con la mercancía que no habían vendido en el mercado.

Fue fácil negociar. Le ofrecí comprarle todo el café que vendía usted cada semana ( y el que no vendía) por diez céntimos. Usted aceptó. Así pasaron unas semanas. Su huerto tenía un límite. Usted ya no producía café para el mercado. Todo el café era para mí. Mes y medio después le dije que no podía seguir comprándole a 10 céntimos, le ofrecí cinco céntimos, y le iba a pagar al contado. Usted había perdido su puesto en el mercado. Aceptó porque no tenía otra salida. Con ese dinero no podía vivir su familia. Sus hijos, los que vivían de la venta en el mercado, no encontraban trabajo. Intentaron trabajar para los dueños de otros huertos. Pero no había trabajo. Yo le compraba ya todo el café a la aldea. Y también a los pueblos cercanos. Con todos hice el mismo negocio. Primero les pagué 20, luego diez, luego 5, y ahora a plazos. Cada vez tenían que producir más por menos dinero, y con menos gente.

En medio de todo esto aparece alguien por el pueblo y habla de un barco que saldrá a un paraíso. Sus hermanos le piden dinero a usted, le prometen pagarle el triple dentro de un año. Con sus hermanos usted podría ganar diez veces lo que ganará en ese tiempo vendiéndome el café. Un hijo suyo también se apunta al viaje. Otros jóvenes se suman a esa excursión al paraíso. Algunas mujeres abandonadas por sus maridos, o viudas, también logran reunir dinero para viajar al paraíso. Así comienza todo.

Después usted se peleará con su vecino por unos metros de tierra. Gracias a esa pelea yo logro el café a un precio más barato. Además yo le vendo a usted una escopeta para defenderse de su vecino, y a su vecino le vendo un puñal. Ahora imagine que usted es África. Y yo soy Europa. Usted es tercer mundo. Yo soy primer mundo. Usted obedece. Yo mando. Usted cultiva café, yo lo consumo y le pongo el precio. Usted compra armas, yo se las vendo. Usted ve cómo sus hermanos y un hijo suyo se montan en un barco para venir hasta mi costa. El barco se hunde frente a mi casa. Mis hijos se tiran al mar a recoger a sus hijos muertos. Mis hijos son unos héroes. Sus hijos unos desgraciados.
En el barco que venía al paraíso había un señor que no pagó el pasaje, que había ahorrado para comprar la patera y hacer negocio del viaje al paraíso. Si ese hombre sobrevive acabará en la cárcel. Ese señor es un, mafioso de su país y usted es cómplice por dejar que su hijo menor de edad se montara en ese barco. Sin embargo yo soy todo un señor
civilizado, que además he invertido dinero en su país en una empresa de exportación de café, que además les vendo armas a plazos para que ustedes resuelvan sus peleas, que además siempre guardo unos céntimos para cooperación internacional. Usted pone los muertos, yo pongo la codicia. Usted es África, yo soy Europa.

Usted debe estarme agradecido.