Fu** Your Yellow Ribbon… America

“For Eli”

By Andrea Gibson

Eli came back from Iraq
and tattooed a teddy bear onto the inside of his wrist
above that a medic with an IV bag
above that an angel
but Eli says the teddy bear won’t live
and I know I don’t know but I say, “I know”
cause Eli’s only twenty-four and I’ve never seen eyes
further away from childhood than his
eyes old with a wisdom
he knows I’d rather not have
Eli’s mother traces a teddy bear onto the inside of my arm
and says, “not all casualties come home in body bags”
and I swear
I’d spend the rest of my life writing nothing
but the word light at the end of this tunnel
if I could find the fucking tunnel
I’d write nothing but white flags
somebody pray for the soldiers
somebody pray for what’s lost
somebody pray for the mailbox
that holds the official letters
to the mothers,
————–fathers,
——————–sisters,
and little brothers
of Micheal 19… Steven 21… John 33
how ironic that their deaths sound like bible verses
the hearse is parked in the halls of the high school
recruiting black, brown and poor
while anti-war activists
outside walter reed army hospital scream
100, 000 slain
as an amputee on the third floor
breathes forget-me-nots onto the window pain
but how can we forget what we never knew
our sky is so perfectly blue it’s repulsive
somebody tell me where god lives
cause if god is truth god doesn’t live here
our lies have seared the sun too hot to live by
there are ghosts of kids who are still alive
touting M16s with trembling hands
while we dream ourselves stars on Survivor
another missile sets fire to the face in the locket
of a mother who’s son needed money for college
and she swears she can feel his photograph burn
how many wars will it take us to learn
that only the dead return
the rest remain forever caught between worlds of
shrapnel shatters body of three year old girl
to
welcome to McDonalds can I take your order?
the mortar of sanity crumbling
stumbling back home to a home that will never be home again
Eli doesn’t know if he can ever write a poem again
one third of the homeless men in this country are veterans
and we have the nerve to Support Our Troops
with pretty yellow ribbons
while giving nothing but dirty looks to their outstretched hands
tell me what land of the free
sets free its eighteen-year-old kids into greedy war zones
hones them like missiles
then returns their bones in the middle of the night
so no one can see
each death swept beneath the carpet and hidden like dirt
each life a promise we never kept
Jeff Lucey came back from Iraq
and hung himself in his parents basement with a garden hose
the night before he died he spent forty five minutes on his fathers lap
rocking like a baby
rocking like daddy, save me
and don’t think for a minute he too isn’t collateral damage
in the mansions of washington they are watching them burn
and hoarding the water
no senators’ sons are being sent out to slaughter
no presidents’ daughters are licking ashes from their lips
or dreaming up ropes to wrap around their necks
in case they ever make it home alive
our eyes are closed
america
there are souls in
the boots of the soldiers
america
fuck your yellow ribbon
you wanna support our troops
bring them home
and hold them tight when they get here

Pizza is a lot like Sex

Self-explained

Pizza is like sex, sex, pizza

Hombre-pajaro volando

La mayor parte de las veces que cuelgo algo no tengo palabras para definir lo que me llama la atencion, pero esto supera cualquiera de los otros post que haya podido publicar… IMPRESIONANTE !!!!!!

Normas de etiquite para el baño

Aunque está en inglés, no deja de ser increiblemente apasionante de ver y comprender.

Genial Pintada, como siempre Graffiti

No se puede añadir mas a lo obvio. Genial !

graffiti tells the truth, la verdad del graffiti, graffiti y medios

German Hip Hop 2007 Winner

Para que luego digan que no somos versatiles como especie humana que somos. El ver moverse a estas personas en sincronia y con una coreografía perfectamente ensayada, me hace ver como somos seres que nos movemos al ritmo, que estamos conectados a la sincronía y al tic-tac imperioso que nos mueve con cada latido del corazón.

Una auténtica gozada de ver, aunque un poquillo mal, pero merece la pena. Totalmente!!

El amor de la fusión de bacterias

Impresionante articulo en El Mundo sobre el ultimo libro de Eduardo Punset:

El amor es el sentimiento más antiguo del mundo. “Tiene 3.000 millones de años y surgió en el momento en el que una bacteria se preguntó si había alguien más ahí porque no podía sobrevivir sola”. El escritor Eduardo Punset, director del programa científico Redes en TVE, se sumerge en su último libro (Viaje al amor, de la editorial Destino) en la búsqueda de respuestas científicas para una emoción que tantas ilusiones y trastornos provoca al ser humano. Y da con la fórmula mágica: A=(a+i+x)k, o lo que es lo mismo: el amor es la suma del apego personal, la inversión parental o familiar y la sexualidad, y todo ello afectado por el entorno.

En definitiva, encuentra un origen biológico en este sentimiento, entendido como una fusión de cuerpos “que genera la energía necesaria para vivir o que recupera tejidos dañados”. Ahora bien, si el amor es previo a la diferenciación sexual ¿cómo y por qué surgieron los dos sexos?

En términos evolutivos esa diferencia apareció hace 700 millones de años para garantizar la diversidad genética y así poder adaptarse más fácilmente a un entorno cambiante. El precio fue elevadísimo. En la reproducción por subdivisión celular, la vida es eterna, pero cuando de dos cuerpos sale otro joven irrepetible y distinto, aparece la muerte”.

Hoy, esa diferenciación por géneros es evidente en nuestro cerebro; por ejemplo, en que el espacio neuronal que un hombre tiene dedicado al sexo es 2,5 veces mayor que en una mujer; o en que para que ella tenga un orgasmo su cabeza debe estar libre de preocupaciones, algo no tan importante en ellos.

“Ahora, bien”, insiste Punset, “la esencia del amor, la fusión, no cambió con estos matices, sigue igual que hace 3.000 millones de años”. Eso no quiere decir que la pasión entre amebas y entre seres humanos sea idéntica y en eso, recuerda el autor, tiene mucho que ver la aparición de la conciencia y la imaginación. “Es esa conciencia la que nos permite interferir y decidir no tener hijos aunque amemos. Y aún así lo importante es el instinto de fusión, la inversión material y espiritual para que perviva (es decir, los compromisos de la pareja) y la negociación de la libertad de cada uno”.

En la elección de la pareja el aspecto, la simetría de las facciones, reflejo del metabolismo y los genes, es importante. Son signos de salud que ya nuestros antepasados seleccionaban para tener una buena prole. De igual modo, la monogamia apareció por el interés de ambos padres en que las crías salieran adelante. “Evolutivamente tiene explicación. La indefensión de los hijos se alargaba de cinco a siete años y ese era el tiempo que debía durar el amor para que pudieran sobrevivir. Además, hay más posibilidades de fecundar un óvulo en una relación larga que si se disemina el esperma por el planeta”, mantiene el escritor.

“En nuestros tiempos, esa dedicación parental es mucho más larga, hay más compromisos y los ciclos del amor se alargan. También entran en juego otros factores al margen de la salud y tendemos a enamorarnos de personas cercanas, con valores comunes y con sentido del humor. Luego, con el paso del tiempo, a nivel biológico no ocurren grandes cambios. Si acaso son mayores en la mujer debido a las hormonas”, añade Punset.

Y es que esas sustancias tienen un papel importante en el amor: se genera más oxitocina, varían los niveles de testosterona en hombres y mujeres, se dispara la dopamina y la serotonina baja ante la ansiedad de ver al ser amado. Este proceso es igual ya se trate de un amor fraguado en el tiempo o de un flechazo. “Es amor químico y hay experimentos con animales que muestran que ahí actúan las feromonas. En los homínidos el órgano que las detecta desapareció, pero aún hay feromonas en las mujeres. El flechazo se inicia también cuando se visualiza algo que es inédito en la memoria”.

Y es que Punset insiste en que la felicidad aumenta con la edad porque tenemos más recuerdos y éstos se comparan con cada estímulo exterior, generando esa sensación de felicidad. De hecho, asegura en su libro que “sin memoria no hay amor“. No hay con qué compararlo.

Pero ¿acaso hay diferencia entre el amor y el enamoramiento? “A nivel biológico no. Es igual el amor a la madre y a la pareja. Se mueven los mismos circuitos neuronales y hormonales. También es difícil diferenciar amor y deseo, aunque hay gente que sí lo hace”. Punset considera una gran novedad el descubrimiento del mecanismo del desamor, que surge cuando el sentimiento no ha podido resistir la ausencia del otro: “Se ha comprobado que el desamparo del bebé en la cuna es idéntico al del enamorado abandonado. Y tienen las mismas armas: ninguna. El neurólogo Damasio dice que lo mejor es volver a enamorarse. Pero no es fácil. Si en la niñez uno sufrió desapego afectivo, si su curiosidad y autoestima fue escasa en la escuela, ello condicionará su búsqueda del amor al ser adulto”.

Esa capacidad de amar individual se está evaluando ahora con cuestionarios como el que Punset incluye en su libro. “Con estas encuestas hemos visto, por ejemplo, que la antítesis del amor es el deprecio”, señala. ¿Y de qué depende? “Lo único que sabemos es que hay un gen de la depresión, que puede manifestarse o no en función del entorno. Eso se puede aplicar a la capacidad de amar. Puede haber un factor genético que se manifieste o no según el entorno”, argumenta Punse